Cuidados en el Hogar para tratar el dolor de espalda

 

 

Muchas personas se sienten mejor después de una semana de haberse presentado el dolor de espalda y es probable que después de otras 4 a 6 semanas el dolor haya desaparecido completamente. Para asegurar un rápido alivio, es importante tomar las medidas adecuadas cuando el dolor se siente por primera vez.

Una de las creencias erróneas comunes acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar la actividad durante un largo tiempo. De hecho, el descanso en cama NO es recomendable. Si aún no tiene indicios de una causa seria subyacente para el dolor de espalda (como pérdida de control de la vejiga o de los intestinos, debilidad, pérdida de peso o fiebre), entonces es necesario mantenerse tan activo como sea posible. Se recomienda reducir la actividad física durante los dos primeros días y después de esto reiniciar gradualmente las actividades de rutina. A continuación, se enuncian algunos consejos sobre cómo manejar el dolor y la actividad de manera oportuna:

Suspender la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir cualquier tipo de inflamación que se presente en el área del dolor.Aplicar calor o frío en el área afectada por el dolor. Un buen método es aplicar el hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego aplicar el calor.Tomar analgésicos de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o acetaminofén (Tylenol). Si no se puede tomar ninguno de estos analgésicos por razones médicas, como en el caso de una úlcera estomacal, inflamación estomacal o trastornos hepáticos, entonces se debe consultar con el médico sobre otras medidas para aliviar el dolor.Al momento de dormir, es recomendable tratar de acostarse en posición fetal encogido y con una almohada entre las piernas. Si se duerme de espalda, se aconseja colocar una almohada o una toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.NO se deben realizar actividades que impliquen levantar objetos pesados ni voltear la espalda durante las 6 primeras semanas después de haberse presentado el dolor y es necesario EVITAR el ejercicio los días inmediatamente posteriores al inicio del dolor. Después de 2 a 3 semanas, sin embargo, se debe reanudar el ejercicio gradualmente (particularmente con la asesoría de un fisioterapeuta). Es necesario recordar que la actividad física diaria se debe reanudar después de unos pocos días.

Cuando se esté listo para reanudar el ejercicio, se debe iniciar con entrenamiento cardiovascular suave. Caminar, montar en bicicleta estática y nadar son buenos ejemplos de la manera como se debe iniciar después de 2 semanas de haberse presentado los síntomas. Esta actividad aeróbica puede ayudar a que el flujo sanguíneo llegue a la espalda, a promover la curación y a fortalecer los músculos del estómago y de la espalda.

Los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento son importantes a largo plazo. Sin embargo, empezarlos demasiado pronto después de la lesión puede hacer que el dolor empeore. Un fisioterapeuta pueden ayudar a determinar el momento de incorporar este tipo de ejercicios y la manera correcta de hacerlo.

Se deben EVITAR los siguientes ejercicios durante la etapa inicial de la recuperación, a menos que el médico o el fisioterapeuta indiquen lo contrario:

TrotarJugar fútbolJugar golfBailarLevantar pesasLevantar las piernas cuando se está boca abajoHacer abdominales manteniendo las piernas derechas (en lugar de doblar las rodillas)

Tratamientos quiropracticos en Seattle - La clinica quiropractica

La Clínica quiropráctica

Enviar

Gracias!

Nos comunicaremos contigo lo antes posible. 

Campo Requerido

Campo Requerido

Mensaje:

This field is required.

Citas el mismo día!

Haz tu cita ahora!

Nosotros te llamamos 

DANOS TU NÚMERO DE TELÉFONO

Enviar

GRACIAS!

Ahora te llamanos...

Por Favor danos tu número de teléfono

© 2019 La clínica quiropráctica. Spanish websites for chiropractors and law firms LOH Digital.​

quiroprÁctico Seattle

quiroprÁctico Seattle

206-202-9622

Atención 24/7

La Clínica quiroprÁctica

Logo de la Clínica quiropractica en Seattle, WA